Páginas vistas en total

martes, 18 de noviembre de 2014

¿Y si vuelve a hacerse pis en la cama?

Muchas veces nuestros hijos, que ya no se hacían pis en la cama, vuelven a tener "escapes" o directamente parece como si no supieran controlar su esfínter.

Antes de nada hemos de saber que el control de esfínteres es un proceso madurativo y que varía de unos niños a otros y que es totalmente normal que muchos niños que ya habían alcanzado la madurez, sufran retrocesos debidos a cualquier cambio (entrada en la guardería, nacimiento de un hermano…).

Se trata de una regresión en su desarrollo, es decir, de perder un hito que ya había alcanzado. En este caso, el retroceso se denomina enuresis secundaria ya que se centra en los niños que ya habían presentado un dominio de la micción durante al menos medio año y, posteriormente, lo vuelven a perder. La enuresis primaria se refiere a los niños de más de 5 años de edad que aún no han conseguido el control de los esfínteres. La diferencia es importante porque las razones que explican una y otra no son las mismas.

Así, en la enuresis primaria, la falta de control se debe normalmente a un retraso madurativo del niño, pero en la secundaria es necesario investigar un poco más. Es aconsejable consultar con su pediatra para descartar cualquier signo de patología orgánica –así, una infección urinaria puede manifestarse entre otros síntomas con micciones involuntarias-. Descartados estos, solo queda pensar en un problema de carácter psicológico. A veces, el origen es evidente –el divorcio de sus padres, la llegada de un hermanito o la pérdida u hospitalización de algún familiar muy cercano-. Otras, está más escondido –mayor cansancio físico, la amenaza de algún compañero de clase, una profesora con la que no se entiende-. Pero, en definitiva, estos escapes de pis no son más que la demostración de que tu hijo está pasando por una situación de cierto estrés y es bueno estar pendiente sin por eso preocuparnos más de lo necesario.
Recordemos que no puede hablarse de enuresis hasta los cinco años. Uno de cada cuatro niños aún necesita pañales nocturnos al cumplir los cuatro.

Dando por hecho que nuestro niño/a no tiene problemas médicos que influyan en el  control de los esfínteres y que ya tiene edad para ello  ¿Qué podemos hacer cuando el niño/niña vuelva a hacerse pis por la noche?

1. Hablad con vuestro hijo/a. Explicadle que no hay por qué preocuparse (principalmente si son las primeras veces que le pasa después de haber aprendido a controlar o si ya tiene bastante edad).

2. Acordad con él/ella qué podéis hacer cuando esto pase.  Podrá colaborar en llevar la ropa sucia a la cesta y en ponerse un pijama limpio, por ejemplo. O si es un poco más mayor podéis enseñarle a hacer su cama y cuando esto pase supervisad cómo cambia las sábanas.

3. Entre los 5 y los 10 años se puede establecer un diario para poder premiarlo cuando consiga controlar. Así la noche que no se haga pipí en la cama se puede poner un sol en el calendario y el día que se haga pipí una nube. Siempre que consiga un sol se deberá premiarle con un beso y un abrazo.  Cuando sea capaz de acumular dos días o más con sol puedes llevarle de paseo a algún sitio que le guste cómo premio, y así sucesivamente hasta que sea capaz de controlar el pipí por las noches.

En cualquier caso, en la etapa infantil, no debemos preocuparnos en exceso pues como hemos dicho es un proceso madurativo y que sufre retrocesos en la mayor parte de los casos sin ni siquiera una explicación única. No debemos dar demasiada importancia al tema, es preferible observar, hablar de ello tranquilamente infundiendo tranquilidad porque probablemente igual que apareció el retroceso, volverá a controlar sin mayor trascendencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.