Páginas vistas en total

viernes, 20 de febrero de 2015

Dormir en su cama... ¿cómo ayudarle?

Una de las cosas más difíciles en la tarea de ser padres y madres es darnos cuenta de cuándo nuestro bebé se ha convertido en un niño o una niña que tiene que aprender poco a poco autonomía y seguridad. 
Muchas veces, la hora de dormir es una tortura. Comienzan de bebés, cuando aún no pueden entender o razonar pero se perpetúa muchas veces, incluso, más allá de los 3 años. 

Algunos padres optan por meter al niño en su cama, si se despierta por las noches, ya que así podrán descansar todos, pero esto es un mal hábito porque con cierta edad es muy difícil que vuelva a acostumbrarse a dormir solo o sala y esto repercute en su propia autonomía y maduración.

Algunas pautas para hacer que vuelva a dormir en su cama pueden ser:  

  • Debemos ser tiernos a la vez que firmes con él/ella. Tenemos que explicarle a nuestro/a hijo/a qué es lo que va a ocurrir a partir de ese momento, que debe aprender a dormir en su habitación y en su cama. Si el/la niño/a va hasta la habitación de sus padres, hay que hacerle volver a su cama y meterlo en ella sin demasiadas contemplaciones. Los padres han de ser firmes.
  • Es muy importante establecer y mantener un ritual a la hora de ir a dormir: contarle un cuento, darle un beso de buenas noches y explicarle que dentro de un rato volveremos. El objetivo es que el/la niño/a se quede solo/a en su habitación y no importa que no se duerma.
  • Al principio el/la niño/a intentará por todos los medios volver a la rutina anterior (llorará para ir a la cama de los padres), ya que él/ella no entiende que debe dormir solo/a, es normal, cuando está acompañado/a de sus padres o familiares todo el día, no le gusta el momento en el que se tiene que quedar solito/a.
  • Con los días, aumentaremos los tiempos de espera para ir a verle hasta que se duerma. Con este sistema, empezará a dormirse solito/a sin reclamar nuestra presencia.
  • Es posible que el niño/a desarrolle comportamientos llamativos para hacernos cambiar de opinión: vómitos, hacerse pis... Si esto sucede debemos mostrar calma, acercarnos a su lado y decirle que no pasa nada, le limpiamos y le cambiamos la ropa y nos quedaremos con él/ella hasta que se calme, pero después le diremos que tiene que dormirse él/ella solo/a y nos marchamos.

  • Es muy importante utilizar recompensas por el hecho de dormir solo/a o los progresos hacia esa meta. Asegúrese de expresar lo orgulloso/a que se está de él/ella y que es un "chico/a mayor". Le prestaremos una atención especial y sea cariñoso/a con él/ella durante el día.
  • Establecer un horario regular de sueño. Los niños y niñas pequeños han de dormir mucho, cuanto más duermen más van a necesitarlo. Un niño de infantil ha de descansar entre 10-12 horas por la noche, así que establezcamos una hora de acostar temprana, sobre todo si le cuesta quedarse dormido. 
  • Se puede utilizar una ayuda visual, como una tabla/calendario en la que se marcará  los días que ha tenido éxito, acordando previamente el premio a final de semana, si se comienza con refuerzos continuos pasar poco a poco a refuerzos intermitentes.
Y por último, pero no menos importante, hemos de enseñar a nuestros hijos e hijas el respeto por los espacios y la intimidad de cada miembro de la familia, y además, pensemos que quizás así volvamos a descansar a pierna suelta tanto ellos como nosotros. 



            

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.